Documento elaborado por la Extracorporeal Life Support Organization (ELSO) que establece una serie de recomendaciones iniciales respecto al uso de oxigenador extracorpóreo de membrana (ECMO) en pacientes con COVID-19.

Respecto a la indicación del ECMO veno-venoso (ECMO-VV) en pacientes con síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA) refractario, la ELSO recomienda la utilización de los criterios del ensayo EOLIA (ECMO to Rescue Lung Injury in Severe ARDS), con el criterio predominante una PaO2/FiO2 inferior a 100 mmHg. Estos criterios incluyen aquellos pacientes con ventilación mecánica invasiva inferior a 7 días con FiO2 ≥ 0,80, volumen tidal 6 ml/kg de peso ideal y PEEP ≥ 10 cmH2O, que persistan con una PaO2/FiO2 < 50 mmHg durante más de 3 horas, < 80 mmHg durante más de 6 horas o un pH < 7,25 y PaCO2 ≥ 60 mmHg durante más de 6 horas con una frecuencia respiratoria hasta 35 rpm, ajustada para una presión plateau ≤ 32 cmH2O. Se recomienda que si los pacientes cumplen los criterios, el implante de ECMO no se retrase.

El ECMO-VA puede ser necesario cuando existe una situación de compromiso circulatorio secundario a disfunción cardiaca, y la ELSO recuerda que la realización de un ecocardiograma para identificarlo es fundamental ante casos de inestabilidad hemodinámica. El uso de ECMO-VA en la parada cardiorrespiratoria (PCR) refractaria o E-CPR durante la pandemia por COVID-19, se podría considerar en centros expertos.

El uso de ECMO en pacientes COVID-19 se deja a responsabilidad del centro implantador, con una reevaluación continua teniendo en cuenta la presión asistencial, la disponibilidad de personal entrenado y de dispositivos ECMO, así como políticas gubernamentales y hospitalarias locales.

Ante la previsión de una limitación de recursos durante la pandemia por severe acute respiratory syndrome coronavirus 2 (SARS-CoV-2), es razonable dar prioridad a aquellos pacientes más jóvenes y con menos comorbilidades que puedan limitar su pronóstico.

Se recomienda aplicar las contraindicaciones estándar del ECMO: enfermedad terminal, comorbilidad grave que limite el pronóstico, daño grave del sistema nervioso central o la existencia de orden de no reanimar. Respecto a la edad, se debe considerar la edad avanzada como una contraindicación al equilibrar disponibilidad de recursos con el potencial beneficio. Se recomienda excluir a pacientes con más de 7 días de ventilación mecánica, así como aquellos que presenten la combinación de edad avanzada, múltiples comorbilidades y fallo multiorgánico.

La terminación de la terapia con ECMO debido a futilidad debe plantearse cuando se objetive una ausencia de recuperación cardiaca o pulmonar tras aproximadamente 21 días, y esto es especialmente relevante en época de saturación de recursos.

Respecto a los centros con capacidad de implante de ECMO, se recomienda concentrar a los pacientes en hospitales de alto volumen y experiencia, y estos hospitales tendrán que proporcionar atención a centros secundarios. La ELSO recomienda no comenzar programas de ECMO en nuevos centros con el único propósito de tratar pacientes con COVID-19.

El personal que aplica la terapia ECMO en pacientes COVID-19 debe acogerse a las recomendaciones establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para prevenir la transmisión de la infección.

Por último, la ELSO insta a los centros implantadores a registrar todos los pacientes COVID-19 tratados mediante ECMO, con el fin de poder proporcionar a los centros miembros los resultados actualizados y en tiempo real.